La literatura gay y sus joyas más representativas

La realización casi frecuente de encuentros y eventos literarios en latinoamérica nos lleva a pensar si existe, en realidad, el cliché de “literatura homosexual”, que poco a poco va creciendo, tratando de separarla del arte narrativo en general.

Lo cierto es que el término, principalmente, agrupa a las obras literarias producidas por o para la comunidad Lésbica, Gay, Bisexual y Transexual (LGBT) a nivel mundial. El concepto también alcanza a aquellos escritos de un autor que, al margen de su condición sexual, expresan literariamente el modus vivendi de las personas homosexuales.

Desde el punto de vista académico, el título “literatura homosexual” no supone un nuevo género, muy por el contrario, está catalogado como una simple convención de la sociedad actual hacia este tipo de manifestación plasmada en novelas, cuentos, poemas y/o ficciones.

Existen autores latinoamericanos como los colombianos Fernando Vallejo y Efraim Medina Reyes, que han sabido plasmar en sus obras las vicisitudes de un gay, logrando gran aceptación entre los lectores.

Al respecto, Estandarte.com, página web española especializada en actualidad literaria, publicó una lista de los 10 mejores libros sobre literatura gay. Algunos coincidirán con la relación y otros no; sin embargo, es un buen comienzo si queremos adentrarnos a este fantástico mundo de la prosa con sentimiento homosexual.

1. El beso de la mujer araña, de Manuel Puig. Largo diálogo entre dos hombres encerrados en un celada que releverán sus más íntimas confesiones amparados por la oscuridad de su reclusión.
2. Ronda nocturna, de Sarah Waters. Ambientada en la Segunda Guerra mundial describe por qué sus cuatro personajes son como son, demostrando un determinismo magistral.
3. El hombre que se enamoró de la luna, de Tom Spanbauer. Gira sobre el peligro que supone enfrentarse a los que no ocultan nada, una constante en gran parte de los conflictos de la literatura gay.
4. Antes que anochezca, de Reinaldo Arenas. Texto biográfico del autor que describe tres de sus rasgos definitorios: escritor, gay y disidente del régimen de Castro.
5. Confesiones de una máscara, de Yukio Mishima. Un niño sobreprotegido, en su paso hacia la juventud, descubre la atracción por su mismo sexo.
6. Mientras Inglaterra duerme, de David Leavitt. Un joven burgué conoce a un apasionado proletario, destando una historia que termina en una gran decepción personal.
7. El almanaque de las mujeres, de Djuna Barnes. Trata sobre la igualdad de derechos gays, el travestismo, la maternidad y las diferencias entre sexo y género en una época muy conservadora.
8. Chaperos, de Dennis Cooper. El autor alterna anuncios web de escorts (acompañantes) con los emails de sus clientes, en un ejercicio estilístico muy logrado apostando por la controversia.
9. Querelle de Brest, de Jean Genet. Narra la vida de Georges Querelle: ladrón, violento, amoral, acomplejado, cruel, irresistiblemente guapo y sobre todo homosexual.
10.De profundis, de Oscar Wilde. La extensa carta que Wilde escribió, desde la cárcel de Reading, a su amante lord Alfred Douglas. Obra convertida en un hito en la narrativa homosexual.

Gonzalo Junco